Portada » Los tres principales beneficios de cambiar el líquido de transmisión

Los tres principales beneficios de cambiar el líquido de transmisión

Características estándar y opcionales para tractores a la venta

Siempre ha habido cierto debate sobre los pros y los contras de cambiar el líquido de la transmisión de forma rutinaria, según las recomendaciones del manual del propietario de su vehículo. Una de las muchas sospechas que se rumorea es que hacerlo hará que su automóvil tenga problemas de transmisión temidos antes. Para desacreditar esas teorías de la conspiración, entremos en el meollo del tema y exploremos, juntos, por qué tiene absolutamente sentido cambiarlo regularmente; y cómo no hacerlo podría hacer que su automóvil funcione con lentitud, ¡lo que podría costarle preciosos centavos a largo plazo!

1) El calor es el enemigo

La razón número uno por la que los fabricantes recomiendan que cambie el líquido de la transmisión con regularidad es porque se degrada a medida que se calienta continuamente durante la conducción. Existen estudios exhaustivos sobre las temperaturas precisas en las que su efectividad realmente disminuye. Baste decir que la mayoría de los manuales del propietario recomiendan debidamente cambiar el líquido cada 30.000 millas. Hay una excepción a esta regla: los vehículos más nuevos que usan líquido Dexron III ATF a menudo pueden recorrer hasta 100,000 millas antes de necesitar un cambio. A medida que conduce y la transmisión se calienta, la viscosidad de su fluido cambia; Con el tiempo, este calor hace que las transmisiones se quemen y esta es la causa más importante de las reparaciones de la transmisión en la actualidad: transmisiones quemadas.

2) mugre y lodo

A medida que su transmisión continúa calentándose y sigue descomponiéndose, los componentes de la transmisión de su automóvil comienzan a atascarse con suciedad y lodo. No necesita ser un científico espacial para saber que la suciedad y el lodo obstruirán los engranajes de su transmisión, causando un desgaste antinatural en la transmisión de su vehículo. Si desea que su transmisión continúe funcionando sin problemas, es vital mantenerla limpia.

3) Sellos con fugas y olores pútridos

No, no estoy hablando de una película de terror aquí. Una máquina en buen estado es aquella cuyo propietario verifica regularmente los niveles de líquido de la transmisión; sí, ¡usando la varilla de medición! Idealmente, debe verificar el nivel de líquido de la transmisión cuando el motor esté caliente y al ralentí. El líquido de la transmisión debe ser de color rojo brillante y debe tener un olor dulce, no pútrido ni rancio. No debe ser marrón o negro o incluso rojo oscuro. Debería verse como la punta del huso después de que la Bella Durmiente se pinchara el dedo. Si el nivel de líquido de la transmisión es bajo o el color no es el correcto, es hora de cambiar el líquido de la transmisión y revisar (o hacer que el mecánico revise) todos los sellos alrededor de la transmisión para detectar fugas.

Si desea que su transmisión dure toda la vida útil del automóvil, es imperativo que cambie el líquido de la transmisión con regularidad, siguiendo las pautas del manual del propietario y algunas reglas de sentido común. En el mundo actual de todo desechable, descuidar su transmisión puede ser un rudo despertar para su billetera. Los costos potenciales asociados con ignorar las pautas de mantenimiento de rutina en su transmisión podrían sumar miles de dólares que sería mejor gastar en unas agradables y cálidas vacaciones en un lugar soleado este verano.

Los tres principales beneficios de cambiar el líquido de transmisión