¿Por que se calienta la caja de transmisión automática?

Causas por las que una transmisión automática puede calentarse





La transmisión tiene un papel importante que desempeñar en su automóvil: le permite cambiar de manera segura y eficiente. Al cumplir este propósito, las transmisiones generan grandes cantidades de calor. En condiciones normales, este calor debe desplazarse de manera segura a través del fluido de transmisión en movimiento. Sin embargo, en otros casos, los problemas pueden hacer que su transmisión se sobrecaliente.

Desafortunadamente, si el sobrecalentamiento se vuelve crónico o no se diagnostica durante demasiado tiempo, puede producirse un daño grave. Por esa razón, los propietarios de automóviles responsables deben hacer un esfuerzo para aprender a detectar el sobrecalentamiento. Este artículo analiza más de cerca tres de las causas más comunes de una transmisión cuya temperatura ha aumentado demasiado.

Por que se calienta la caja de transmisión automatica
transmisión automatica

 

 

Solenoide defectuoso





El solenoide regula el flujo de fluido de transmisión a través de su sistema para garantizar el cambio más suave posible. Lamentablemente, sin embargo, si un solenoide deja de funcionar correctamente, su transmisión ya no funcionará correctamente.

Los solenoides pueden experimentar fallas eléctricas o mecánicas. Tales fallos de funcionamiento pueden conducir a una presión de fluido excesiva o insuficiente. Los niveles excesivos de presión a menudo se manifiestan como una sensación áspera y desigual al cambiar de marcha a marcha. Una presión insuficiente, por otro lado, hará que su transmisión sea menos receptiva, lo que provocará demoras notables al cambiar.

Una presión de líquido insuficiente también puede provocar un sobrecalentamiento, ya que esto significa que su transmisión contiene menos líquido del que debería. Sin una lubricación adecuada, las temperaturas aumentan naturalmente. Para empeorar las cosas, los niveles insuficientes de líquido dificultan la regulación de la temperatura de la transmisión, ya que una función secundaria clave del líquido de transmisión implica la dispersión de calor no deseado.

El sobrecalentamiento se encuentra en el corazón de la gran mayoría de los problemas de transmisión. Si sospecha que su transmisión puede sobrecalentarse, comuníquese con los profesionales de colisión y reparación en Frankie & Dylan’s Complete Collision & Custom Repair. Nos complace responder cualquier pregunta que tenga.




Aceite de transmisión de la caja de baja calidad

Una transmisión utiliza el poder de la hidráulica para cambiar de marcha. En un sistema hidráulico, el fluido transporta presión de un punto a otro. Las transmisiones usan fluido de transmisión, un tipo de aceite, para realizar esta función. Además, el fluido de transmisión lubrica el sistema, idealmente manteniendo la fricción y el desgaste al mínimo.

Como con todos los aceites, los fluidos de transmisión varían mucho en términos de calidad. Los fluidos de baja calidad demuestran capacidades mucho más pobres para lubricar su transmisión. Además, los fluidos de baja calidad también tienden a ser mucho más susceptibles a la oxidación. La oxidación hace que el fluido se descomponga con el tiempo, lo que a menudo conduce a un sobrecalentamiento de la transmisión a medida que aumentan los niveles de fricción.

Para una protección óptima contra el sobrecalentamiento, considere almacenar su transmisión con fluido sintético. Los fluidos de transmisión sintéticos han sido diseñados para proporcionar niveles óptimos de lubricación, minimizando así las ganancias de temperatura que causan la fricción. Los fluidos sintéticos también muestran una resistencia mucho más fuerte tanto a las fuerzas oxidantes como a la degradación que causan las altas temperaturas.

Antes de cambiar a un fluido sintético, asegúrese de consultar su manual del propietario. Ciertos fabricantes pueden recomendar que solo suministre su transmisión con fluidos a base de petróleo. Agregar fluido sintético a dicho sistema puede crear más problemas de los que resuelve.

Climas cálidos de funcionamiento de la transmisión

Todas las transmisiones automáticas tienen una temperatura máxima claramente definida para una operación segura. Para la mayoría de los automóviles, esta temperatura cae alrededor de los 200 grados Fahrenheit. A medida que las temperaturas de transmisión se mueven más allá de este umbral, los peligros del sobrecalentamiento se vuelven más pronunciados. Incluso una transmisión bien mantenida puede exceder su límite de temperatura durante los períodos de clima especialmente cálido.

Si bien nadie espera que deje de conducir su automóvil una vez que llegue el verano, aquellos que quieran evitar el sobrecalentamiento de la transmisión deberían considerar alterar su comportamiento de conducción en pequeñas formas. Evite conducir durante los momentos más calurosos de la tarde. Si eso no es posible, haga su mejor esfuerzo para viajar a bajas velocidades, ya que los períodos de aceleración rápida pueden aumentar la tensión en su transmisión.